domingo, marzo 11, 2007

Comprando algo de felicidad

Me asusta estar frente a una hoja excel, siempre me siento tentado a hacer cuentas acerca de como gasto o invierto mi dinero. No se si es algo patológico o simple preocupación de mi parte, no lo se la verdad, son simples tonterías mías con las cuales suelo irritar mas de una persona
La razón de esta locura de saber mis inversiones financieras, pues creo que se basa en dos corrientes de pensamiento, muy latentes en mi vida
Primero, el ahorro, inculcado por mis padres, en donde guardar y guardar dinero, alguna vez te dará algo de rentabilidad (lo cual con los años descubrí que no era 100% verdad…pero pues para cuando me percaté de este hecho, ya mi cerebro estaba programado), para mi el ahorro era una cuestión de vida o muerte, de victoria o fracaso, de pobreza o riqueza. Lamentablemente sigue siendo así en algunos aspectos
Aun así, y en vista de mis trabajos hechos en diferentes partes del Perú, he visto gente morir, desaparecer, quedarse sin nada, he visto inundaciones llevarse los ahorros y esperanzas de la gente, he visto ahorros peleados por hijos, que debieron ser motivo mas de unión que de discordia.
Todas nuestras decisiones importantes, implican dinero. Tener un hijo, viajar, mudarse, cambiar de trabajo, en fin, hacer vida, implica dinero. He visto con mucha pena gente que se abstiene de hacer este tipo de decisiones justamente por el gasto que implica, gente que se priva de algún viaje inolvidable solo por querer ahorrar, he visto gente que se ha privado de algún gusto por tener un fondo de ahorros mas abultado
También vi a muchos de ellos no disfrutar de nada de lo que querían por estar ahorrando, algunos murieron antes de poder gastarlo, otros fueron alcanzados por una enfermedad, a la cual le interesa muy poco si es que tienes millones ahorrados o un sol, y otros finalmente nunca llegar a su meta soñada y sentirse frustrados a pesar de tener familias e hijos maravillosos y sanos
En fin, he visto al dinero vivir a la gente y no al revés
Así que, a pesar que a veces me angustio este tema tan peliagudo del dinero, he decidido no preocuparme mas, ahorrar lo que se pueda y vivir la vida como venga, viajar, conocer, probar, degustar, embriagarme enteramente con la vida y dejar que el amor, por una vez siquiera, ocupe el primer lugar en mi vida, antes que las preocupaciones o el dinero.
Total, si EL ya me trajo hasta acá, no creo que me deje morir ¿no?
¿Quieren un consejo de alguien como yo? Ahorren lo que puedan y gástense el dinero en algo que los haga felices y no los que les diga el resto que los va a hacer feliz.
Decidan ser felices con su dinero, así su felicidad cueste un carro o un pye de limón, sea cual fuere el precio, cómprenle en este instante el precio de su felicidad a la vida. No regateen, y paguen el precio que siempre es justo. Es su felicidad, salgan y cómprenla, los precios son variados, mucho o poco dinero, no importa, vayan y cómprenla, compren una comida que arranque una sonrisa o un beso, compren un viaje que se les grabe en el memoria para siempre, compren una función de teatro que disfruten junto a la persona que aman, compren un entrada al cine y amen a su pareja entre las centelleantes luces de la pantalla, compren flores que reaviven el amor por sus parejas, compren peluches y siéntanse ridículos y vean que la vida se puede acabar mañana y que se van de este mundo habiendo hecho feliz a alguien, pero sobre todo a ustedes mismos.
Porque el dinero amigos, no compra la felicidad
Pero no se confundan tampoco…. Toda felicidad tiene un precio
Así que salgan mañana y toda esta semana, y cómprenle su felicidad a la vida, nada los hará mas felices… que ser felices.

11 comentarios:

Cesar dijo...

Mano, relajate mano, tranqui con el money, esta bien lo que dices, ahorra lo que puedas y tampoco te prives, pero eso si, cuando vengas aqui a AQP vamos a tomar en cantidades industriales y necesitaremos una fuerte reserva economica para el licor, el suero y gastos medicos

Yola dijo...

Si luego de cubrir todos los gastos mensuales, aún te queda para ahorrar o gastar en lo que sea.. puede ser ah?
Saluditos :)

Yola dijo...

P.D. No sé pq me hiciste acordar aquella frase célebre de Susy Diaz... Vive la Vida y no dejes que la Vida te ViVa.. jaaaaaaaaa !!
Más Saluditos :)

darling dijo...

¡Un pye de limón! Qué rico ;)

Me parece bien lo qué dices, pero con moderación porque primero hay que cubrir las responsabilidades asumidas.

Y es verdad, de nada sirve ser el cadáver más rico del cementerio.

Cora dijo...

Siempre que tratemos de sentarnos y pensar enq eu hacer con nuestro dinero se nos hará un nudo el estómago...
Si alcanza o no alcanza... Si queremos o no queremos gastar....

Pero al fianl es totalmete cierto lo que dices... Hayq ue guardar pan para mayo pero tb vivir el hoy que una vez que se va nunca mas regresará... No vale la pena vivir en el futuro....

Angélica Camacho dijo...

Tienes toda la razón cuando dices que no hay por qué postergar la felicidad, a veces de a poquitos se puede aunque no se tenga todo. Yo he sabido ser feliz en las épocas de vacas flacas e insatisfecha cuando las vacas estaban bien comidas.

enakam dijo...

Creo que tu mensaje es para mi. Aun no decido lo del departamento, aunque como dices no debo buscar una casa, debo crear un hogar.

Ana Lucía dijo...

yo tambien pienso asi, uno tiene que disfrutar los momentos, engreirse y quererse, compartir , hacer feliz :o)

Muy bien!

Gigi dijo...

Uyy curuju, me agarraste! Mi talón de Aquiles es mi falta completita, total y ausente del sentido del ahorro. Es que no me enseñaron de chiquita. Lo bueno es que tengo a mi lado a un hombre que si tiene esa cultura. Según él dice que yo tengo un hueco en la mano, plata que cae en mi mano... se va volando jejjeje.
(Pero ya me estoy componiendo, serio!)

tizia dijo...

Me nace el ser ahorrativa, aunque tampoco se trata de pasarlo mal y no darse algún gusto o dárselo a las personas que queremos.
Tengo el don de que siempre me alcanza el dinero que gano y me queda para ahorrar.
Cariños

Dragón del 96 dijo...

deberia pasarle este post a don Maximo tacaño y toda su sarta de seguidores.

Es bueno encontrar un equilibrio entre el ahorro y el gasto, pero mas lo es compartirlo con alguien que se lo merece.

No es mi caso.

Slaudos.