martes, agosto 22, 2017

Sudoroso en la ciudad

De todas las cosas que hice en mi vida la que más extraño es ser repartidor. No se, hay una mística con eso, y no lo digo por la paga porque las dos veces que fue repartidor jamás me pagaron, pero que mierda, es una experiencia de puta madre. Si vives de eso supongo que estas cagado, lo siento, no se puede vivir repartiendo nada. Es como una chamba en transición, algo que no se ha logrado al 100% todavía, algo que esta ahí y no está, no eres ni el que desarrolla el producto ni quien lo consume, solo un intermediario. No hablo que tengas camiones y lleves cocacolas desde Piura a la selva, me refiero a repartir cartas, comida, flores, esas cosas. El repartidor es una parte vital e invisible de la compañía, es la cara con el cliente, si la pizza llega tarde lo putean a el no a quien hizo la pizza, por el es que toda la empresa tiene la culpa de que si la huevada llego o no llego, que si las flores son las que pediste, que si ya avisaste mil veces que no vives ahí sino en otro lado, el pobre repartido dice ok cuando bien podría decirte ¿Y yo como mierda voy a saber so pedazo de pendejo, ¿no ves que solo soy el repartido puto anormal de mierda?, así sin más. El repartidor es como la evolución del cobrador de combi, y ojo que no hay insulto en eso porque ya dije que yo también fui repartidor. Las mejores experiencias de mi vida, por la sarita milagrosa, firme. Caminar cuadras de cuadras repartiendo huevadas, cartas, gente que te putea porque la comida llego tarde, gente que no sabe que mierda le estas dando y solo firman, gente que te mira con si fueras cualquier huevada (y, valgan verdades, estar sudoroso en pleno sol de verano oliendo a ala no te convierte en un príncipe azul, digamos) gente que te sonríe y tu piensas, al ver su sonrisa kolynos: ¿de que mierda te ríes pendejo? ¿No ves que estoy sudoroso oliendo a ala en medio del sol? Conchesumare que te cachen. Repartir comida es lo mejor, la gente si le das su comida a tiempo te da propina, una china que no sirve para ni una buena mierda pero bueno, de china a china por ahí que puedes comprarte un sublime. Repartir cartas es mas cagado, las direcciones de mierda las generan ahora las computadoras y la que se llamaba calle X ahora se llama calle Y. Ahora hay Google maps y si te pierdes es o porque eres huevon o porque realmente el Google maps quizo cagarte. Ser repartidor en una ciudad donde no se respeta nadie es jodido, pero es una experiencia única. No se porque me acorde hoy, solo he repartido dos cosas en mi vida, cartas y comida y puedo decir que lo volvería a hacer, pero por hobbie porque no pagan ni mierda, y solo para estar feliz sudoroso y oliendo a ala en medio del calor sofocante de la ciudad

No hay comentarios: