lunes, abril 23, 2007

Yo te veía

Mientras tu corrías, yo te veía. Veía como en pocos segundos aquella ropa inmaculada se volvió en los dignos ropajes de un mendigo, lleno de lodo, barro, tierra, sudor, claro que con el ingrediente extra que no tienen algunas de estas personas, lleno de vida
Mientras comías todos los dulces que podías meterte a la boca, yo te observaba, veía como casi te atragantabas en dulces gratis, que para eso hay fiestas infantiles, y luego te metías unos cuantos mas al bolsillo y otros mas y mas y mas, hasta que ya la cantidad era tanta que podías haber viajado caminando hasta África y alimentarte solo de golosinas… y hubieras llegado sin problemas
Mientras reías, saltabas, jugabas, yo te analizaba. Ers un niño fuerte y saludable, las inclemencias de la vida que te han tocado no han hecho mella alguna en tu carácter, como si las injusticias de la vida fueran enemigos demasiado pobres para ti, como si los golpes duros del camino fueran tan poca cosa que no valiera la pena contarlos, como si saber que tu familia esta dividida en miles de partes no fuera algo tan trascendental ni importante. Como si la vida te sobrara para regalarla y burlarte. Como si tantas caídas fuera demasiado pocas, como si tantas miserias fuera en realidad solo un pequeño momento, un minúsculo mal rato
Mientras jugabas, yo te miraba. Y veía como en cada juego eras un superhéroe distinto, un power ranger, un dinosaurio, un tanque, un bionicle, en soldado. Tantas vidas reunidas en un solo instante solo me ha hecho pensar que a ti realmente te sobra el mundo y su experiencia.
Y mientras nos dirigíamos a la casa, te miraba y tu seguías absorto en los juegos, me di cuenta que no hemos perdido nada, mas bien hemos ganado al fin, luego de tantos años, poder ser padre e hijo y estar juntos y ser felices, y poder reirnos, y jugar, y saltar y columpiarnos y robarnos los dulces y correr correr correr, y vivir vivir vivir… y no estar alejados, nunca mas. Y por fin empezar a construir aquello que habíamos dejado pendiente desde que naciste, nuestra relación padre - hijo

Pero como siempre, tú te diste cuenta primero

8 comentarios:

Yola dijo...

Viva la Inocencia de los niños verdad? que bueno que lo tengas cerquita y que lo disfrutes al máximo, se va tan rápido esa etapa que hay que disfrutarla cada instante que se pueda...
Y tu? no te llevaste dulces en los bolsillos?
Saluditos :)

jclicious dijo...

Imberbini, que lindo que disfrutes esa etapa tan bonita que es la niñez de tu Osito. Felicidades por que sabes apreciar el día a día y eso es clave para la felicidad.

Saludos!

peregrino dijo...

Eso los niños son los mejores maestros... yo nunca quise crecer, nadie me preguntó.

Nos leemos.

Gigi dijo...

asi me gusta hermanito, viendo siempre el vaso medio lleno.
Besotes para el osito!-

darling dijo...

:)

El Chepis dijo...

Oe, en las fiestas infantiles yo también me columpio!

Enakam dijo...

Qué lindo post! Qué bueno que se reforzando la relación de padre hijo, yo creo que la primera piedra fué puesta hace un buen tiempo.

Dragón del 96 dijo...

Neh... ya dije lo que tenia que decir...

Quieres que lo repita?

Ok.

Neh... ya dije lo que tenia que decir...

Quieres que lo repita?

Ok.

Neh... ya dije lo que tenia que decir...

Quieres que lo repita.

Ok...

Que cheevre es usar el copy paste para hacer un comentario mas largo de lo normal.

Slaudos.

Slaudos.

Slaudos.